14/11/08

Jugoplástika


El Pasado Miércoles estuvimos en El Sol, en el concierto de Jugoplástika y Fuck Dress.

Parecía que un Miércoles no era el mejor día para llenar la Sala, pero los Jugoplástika mueven gente, porque la sala estaba a rebosar.
-¡Que no cabe nadie!
-Es que soy un alfiler,...
-¡Que no cabe nadie hombre!

En fin que prometía una buena noche de concierto, y la verdad es que no defraudaron.

Descubrimos a Fuck Dress, muy ingleses ellos, y muy... curiosos. El cantante impasible de pie pegado al micro, sin apenas moverse, y la batería, que solo tocaba con un timbal y una caja, no

fuck dress
paraba de levantarse y dar saltos, mientras tocaban una interminable canción, ¿o eran varias muy parecidas? no lo se, el caso es que en mi opinión dejaron los mejores temas para el final, o quizás es que ya se me acostumbró el oído, porque para el final de su concierto estaba empezando yo a entusiarmasme con ellos. La de la batería, espectacular, eso sí.

Pero lo mejor estaba por llegar. Sin hacer esperar mucho al personal, porque "es miércoles y tendréis que madrugar mañana, yo no que me he cogido el día" en palabras textuales de Pablo, comenzaron a tocar, y en poco tiempo, estábamos los tres que fuimos mirándonos y comentando la gran calidad. Da gusto cuando el grupo se está saliendo, la sala está hasta arriba, y se respira en el ambiente buen rollo y disfrute. Por estos momentos nos gusta la música en directo y en pequeñas salas. Estuvo genial. No se cuanto duraría el concierto, porque fui sin reloj, pero a mi se me hizo muy corto. No importaba tener que madrugar al día siguiente (yo no me cogí el día Pablo, cabrón) por mi que hubiera durado una hora más.
Nos encantaron los ritmos de la batería, y la calidad de la interpretación de los temas. Las guitarras y el bajo sonaban de puta madre, los arreglos y las distorsiones,... y por supuesto la voz. Felicidades también al técnico de la Sala pues el sonido estuvo impecable. El final del concierto, la apoteosis de distorsión, con astillas saliendo de la baqueta con que rasgaban la guitarra, bastante espectacular. Unos bises que supieron a poco pues queríamos más, y al final, fueron saliendo uno a uno hasta que solo quedaron Ramón y Diego para dejarnos con ganas de más Jugoplástika, tantas que nos llevamos un disco cada uno para casa. Ya lo he escuchado unas cuantas veces y la verdad es que no desmerece el disco al directo. Altamente recomendable.

Jugoplástika

Ojala podamos disfrutar de más conciertos como este, y tomando la palabra a Pablo en la firma del disco que nos dedicó: "esperamos poder compartir escenario pronto"



No hay comentarios: